Hoy se cumplen diez años de la llegada de los peregrinos del campo a Lujan después de haber caminado durante doce días rezando para que Nuestra Señora inspire una solución a un conflicto que es recurrente entre el gobierno y los ruralistas.

Caminamos casi quinientos Km durante los cuales se rezo por la patria y la armonía social en nuestra sociedad.

Parece que las lecciones de la historia no siempre se aprenden, hoy estamos en vísperas de ser nuevamente administrados por los mismos que oprimieron el aparato productivo rural y además con anuncio de que lo volverán a hacer.
Publicamos la oración que se rezo en la basílica aquel histórico día 2 de Noviembre de 2009

Por la paz del Campo y la Patria

Querida Virgen de Luján, reina y patrona de Argentina, madre nuestra, siempre bondadosa con quienes sufren y buscan tu amparo.

Hombres y mujeres del campo – propietarios, chacareros, contratistas, alambradores, molineros, peones, transportistas y todos aquellos vinculados al quehacer agropecuario tan injustamente perjudicados – venimos peregrinando a Luján a implorar Tu protección para que suavices con tu cariño las durezas de nuestras vidas.

No llegamos como los únicos representantes del campo argentino, sino como humildes hijos tuyos que imploran ayuda en este momento de angustia. Sabemos que Tú prefieres atender a hijos necesitados antes que a embajadores llenos de quejas.

Por eso te pedimos por los que estamos aquí, por los que no pudieron venir, y por los argentinos. Te pedimos en particular que socorras a quienes trabajamos en la actividad rural porque en este momento las otras instancias parecen habernos cerrado las puertas. Sólo podemos contar con Vos. Queremos que seas Tú quien nos señale el camino

Eres nuestra única esperanza. Con la misma confianza con que pedisteis a Jesús que transformara el agua en vino, hoy te suplicamos que transformes el enfrentamiento en armonía. Venimos a pedirte que cesen las injusticias con que se nos está tratando.
Que se nos dé el lugar que nos corresponde, junto a nuestros hermanos que trabajan en otras actividades. Queremos ser todos hijos tuyos, miembros de una sola familia.

Por eso, Madre Nuestra, te pedimos también que en estas tierras se vuelvan a observar los mandamientos. Que de nuevo se ame a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a sí mismo. Que no se robe ni se codicien los bienes ajenos, que se respete la dignidad de los hijos de Dios, que son libres y dueños del fruto de su trabajo.

Que en estas tierras cesen para siempre la inseguridad, los asesinatos de adultos, de ancianos y de niños por nacer. Te pedimos que acaben las hipocresías de llamar a estos y otros crímenes con términos rebuscados. Te pedimos, Virgen de Luján, que hagas florecer de nuevo aquella sinceridad y franqueza gaucha que nos caracterizaron. Líbranos de la mentira y de la falsedad para que volvamos a tener confianza entre nosotros y en nuestras autoridades. Virgen clementísima, te pedimos que perdones todo el mal que hayamos hecho, que de aquí en adelante nos hagas mejores, que estéis siempre con nosotros y nuestras familias en esta vida y después nos recibas en el Cielo.
Amén.00
(Solo para recitación privada)

Asociación Civil Por la Paz del Campo
www.porlapazdelcampo.org
fjbalbiani@gmail.com

Categorías: Actualidad

0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *