A pocos días del cambio de autoridades, nos encontramos nuevamente ante la revancha ideológica, costumbre consuetudinaria que se incorporo en nuestra cultura a partir de 1810 cuando el revanchismo político y el autoritarismo campeo en los primeros días de lo que se dio en llamar la República Argentina. Todo comenzó con el fusilamiento de un Virrey, un magnicidio.

Las izquierdas jamás demostraron tolerancia ni moderación y hoy no son la excepción, cambian la piel como la serpiente pero esencialmente son lo mismo. El socialismo del siglo XXI bien se lo puede llamar socialismo Caviar, sus dirigentes viven en los barrios más caros y deficitarios para una nación que hace todo desde el centralismo del poder y que sin la conformidad de los electores aumenta la dieta de los “representantes” designados en las urnas, sin achicar la administración estatal.
Estos ya están anunciando que lejos de disminuir el gasto publico y la estructura de un estado elefantiásico, siendo apoyados por los medios de comunicación siguen difundiendo la leyenda negra del campo en la ciudadanía y proclaman que por esa razón aumentaran las retenciones y las amenazas de reforma agraria etc.

Frente a este panorama se encuentra una dirigencia rural que parece no haber aprendido las lecciones de la historia, sus antecesores inmediatos enfrentaron con sorpresa una situación análoga que se vislumbraba en el horizonte de aquellos días sin entenderlo de inmediato, por eso cuando los auto-convocados reaccionaron primero, ellos fueron como despertados de un sueño y se dieron cuenta cual era su verdadero papel, y actuaron en consecuencia. Todos conocemos ese capítulo de la historia agropecuaria, ¿Sera que aprendimos?

Hoy la actual dirigencia se dedica a negociar como que una autorización para poder producir y que el resto del país pueda vivir en paz, mientras que desde las nuevas autoridades solo se obtienen bofetadas y desprecio, no atinan a denunciar o preparar una defensa, ¿Sera que están a la espera de la reacción de los auto-convocados?

Nuestra historia está plagada de errores repetidos, es posible que estemos caminando con la misma determinación que un ciego hacia el mismo abismo Cuba-venezolano.

Con un panorama macro hegemónico de la izquierda en toda América Hispana en que los desordenes son planificados, ejecutados y dirigidos desde fuera de las fronteras, no nos cabe la menor duda de que de no despertar, la Argentina estará tan anestesiada como lo estuvo España en tiempos de la neorevolución del PSOE que puso a nuestra Madre Patria en la coyuntura actual.

Pidamos a María Auxiliadora Patrona del Agro Argentino inspire la dirigencia rural para que hagan sonar un clarín de alarma ante el embate que se avecina, y así como hace diez años atrás desde Lujan podamos proclamar que los valores de nuestra Nación están por sobre las manías ideológicas de quienes odian el orden y la Ley natural impresa en el alma humana en el mismo momento de su concepción.


Fransisco José Balbiani

Presidente de la Asociación Civil Por la Paz del Campo

0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *